sábado, 28 de noviembre de 2009

Salí a cazar al diablo de Miguel Ángel Barroso


Queridos amigos:

El jueves 17 de diciembre de 2009, a las 19.30 horas, tendrá lugar la presentación del libro Salí a cazar al diablo, de Miguel Ángel Barroso, publicado por Sial Ediciones, en el Café Libertad 8 (C/. Libertad, 8, 28004 Madrid. Tel.: 91 532 11 50).

Intervendrán en el acto:

Luis Eduardo Aute, cantautor y prologuista del libro,
Lourdes Amor, actriz,
Basilio Rodríguez Cañada, editor y presidente del PEN Club de España,
y el autor del libro.

Además, habrá sorpresas especiales.

No faltéis. Os esperamos.

Sial Ediciones
C/. Bravo Murillo, 123 - 3.º Izda.
28020 Madrid
Teléfono: 91 535 41 13 - Fax: 91 535 70 53
Correo electrónico: prensa@sialedicion.es

Miguel Ángel Barroso
Miguel Ángel Barroso (Madrid, 1966), desarrolla múltiples actividades relacionadas con el arte de la cinematografía. Ha participado en la organización de diversos festivales cinematográficos en calidad de Jefe de Programación. Ha colaborado como Jurado en los Festivales de Cine Erótico celebrados en Barcelona (Ficeb) y Madrid (Exposex). Miembro del Jurado de Cortometrajes del I y II Festival del Cinema Italiano di Madrid 2008-2009. Miembro del Jurado Internacional de Cortometrajes del Festival Imago Film Fest 2009, en el que asimismo ha llevado a cabo la elaboración del ciclo dedicado al Cine Erótico y el Homenaje al cineasta italiano Tinto Brass. Colabora en conocidos programas de radio y televisión. Actualmente ejerce la crítica cinematográfica en el programa “Protagonistas” de la cadena Punto Radio Murcia.
Ha publicado: La Poética de Berlanga; Detrás de la Puerta X; La Bella Patricia; Pier Paolo Pasolini: la Brutalidad de la Coherencia; Cine erótico en Cien Jornadas; Cine Español en 100 películas; M. A. Antonioni: Técnicamente Dolce; Marcello Mastroianni (De la A a la Z); Las Cien Mejores Películas Italianas de la Historia del Cine Italiano; Las Cien Mejores Películas Francesas de la Historia del Cine Francés; Insensatos Movimientos de Camaleón; Poesía en Celo; Poemas de la Agresión; Tres Cuadernos de Amor; Poemas Incorrectos; Escrito sobre Pasolini para el libro de pintura de David Parenti: Pasolini: la forza dello sguardo; Escrito sobre Fellini para el libro de pintura de David Parenti: Fellini 8 ½ & autres revés...
Ha dirigido los cortometrajes Amor de Psicoanálisis y El Silencio; actualmente acaba de terminar el mediometraje Infarto con Rotura de Corazón.
Salí a cazar al diablo
Tras la lectura de Salí a cazar al diablo de Miguel Angel Barroso, no es improbable que René Magritte dijera: “Ceci n´est pas un poème”, (esto no es un poema) porque, efectivamente, este discurso eucarístico de versos profanos que se congregan entorno a un altar en donde el propio poeta, oficiante y ofrenda a la vez, se entrega a sí mismo en el orgiástico sacrificio de la sagrada escritura de la poesía, no es un poema. Son versos que, como ángeles en trance de caída, implosionan hacia el centro de gravedad del infierno uno y único de la poesía, que no del poema. Poemas hay muchos, infinitos, pero poesía, como la Divinidad, es concepto esencialmente único.
Salí a cazar el diablo, más que palabra escrita, me atrevería a decir que es “revelación transcrita”. Lo que trasciende de esta “revelación” no es el texto sino la nostalgia del Hálito Divino que dio forma al SER (verbo) HUMANO (hecho carne).
Esta tensa, intensa y extensa “revelación” poética respira por los poros de la carne que se hizo para el orgasmo del espíritu, de la carne que se hizo del Verbo, y para el Verbo, de la carne que conforma el cuerpo místico del Amor, “más poderoso que la muerte...” de Dios y del Diablo.
Este templo que Miguel Angel Barroso ha construido a la sobrenaturalidad de la carne no elude el débito a la imaginería surrealista. Es más, se alza mucho más allá. La altísima cúpula de este templo, asciende y trasciende los confines de la imaginación más incandescente y, cual Lengua de Luz, ilumina la palabra, el concepto que dio a luz, inmaculada concepción, a las tinieblas de la palabra; palabras que estallan en volcánico vómito de sentidos y sentimientos de pagana religiosidad. Las incontinencias contenidas en las imágenes representadas, evolucionan y se revolucionan en iconografías que se funden, encadenadamente, como secuencias cinematográficas que bien pudieran ser dramaturgias de guiones imaginados por cineastas primitivos: Murnau, Dreyer, Lang, Wiene, Buñuel, Cocteau... Barroso tiene un agudísimo sentido ético y estético del lenguaje de la imagen en movimiento, de la imagen que se mueve (y se conmueve) para expresar todo lo que su espíritu más transido necesita manifestar a través de las luces y las sombras de la clari-oscuri-videncia poética del cine en estado de gracia: “un travelling es una cuestión de moral” diría Godard.

Luis Eduardo Aute

Crimen de Estado de Arturo Vinuesa



Queridos amigos:

El miércoles 2 de diciembre de 2009, a las 19.00 horas, tendrá lugar la presentación del libro Crimen de Estado, de Arturo Vinuesa, publicado por Sial Ediciones, en el Centro Cultural de los Ejércitos (C/. Gran Vía, 13, 28013 Madrid. Tel.: 91 522 23 09).

Intervendrán en el acto:

Fernando Díaz Moreno, ex Secretario de Estado de Defensa,
Antonio Rubio, periodista y subdirector de El Mundo,
Basilio Rodríguez Cañada, editor y presidente del PEN Club de España,
y el autor del libro.

Al final del acto se servirá un cóctel.

No faltéis. Os esperamos.

Sial Ediciones
C/. Bravo Murillo, 123 - 3.º Izda.
28020 Madrid
Teléfono: 91 535 41 13 - Fax: 91 535 70 53
Correo electrónico: prensa@sialedicion.es

Arturo Vinuesa
Nacido en Gibraltar después de la Guerra Civil, de madre británica y padre español, cuestión que incidiría en su formación humana, decide ingresar en la Academia General de Zaragoza. A su salida como teniente permanece largos años en África. Ya de comandante se diploma en Estado Mayor por los ejércitos de España y el Reino Unido, en Operaciones Psicológicas en este último y en Inteligencia Superior por los de España y Estados Unidos. Tiene amplios conocimientos de inglés, francés, italiano y árabe. Durante diez años permanece en el Estado Mayor de la Defensa y es designado Agregado de Defensa en las embajadas de Bagdad e Islamabad y posteriormente jefe de Operaciones de la Misión de la Unión Europea en la guerra de los Balcanes.
Es Doctor en Ciencias Políticas. Cofundador y antiguo secretario general del Instituto Español de Estudios Universitarios en Seguridad Defensa y Política Exterior de la Universidad Europea. Ha impartido conferencias en las Universidades Complutense, Antonio de Nebrija, Francisco de Vitoria y en el Colegio Español de la Universidad de Bolonia, como miembro de la Cofradía Internacional de Investigadores de Toledo. Frecuente colaborador en diversas cadenas de televisión y radio y comentarista en distintos periódicos y revistas sobre temas de estrategia y política exterior. Es autor de varias obras sobre Inteligencia Estratégica, los conflictos de Afganistán, la antigua R. F. de Yugoslavia, el Islamismo y Oriente Medio. En el campo de la ficción es autor de la obra Ambición de Poder (2007).
Crimen de Estado
El día 11 de marzo de 2004 tuvo lugar en nuestro país un triste suceso que perdurará para siempre en la memoria de los madrileños. A primeras horas de la mañana se perpetró el más cruel de los atentados terroristas de los que hasta entonces había sufrido el pueblo español.
Sin embargo, una buena parte de la sociedad sigue creyendo que no se aplicaron en su totalidad todos los principios de la LEY a la hora de juzgar los hechos, y continúan reclamando una investigación en profundidad hasta esclarecer todos los aspectos de la trama de asesinos y cómplices que inspiraron, dirigieron, coadyuvaron y llevaron a cabo el brutal atentado.
Al día y hora de considerar los acontecimientos que han servido de inspiración a esta obra, todavía existe una buena cantidad de contradicciones entre la instrucción del sumario, el desarrollo del plenario y los argumentos expuestos en la justificación de la sentencia. Por otro lado, según muchos observadores, han quedado tantas incógnitas por aclarar en la investigación de los sucesos que previamente hicieron posible la masacre de casi doscientas personas muertas y más de mil quinientos heridos, que es preciso recurrir a la imaginación para describir una situación que, obviamente, no es la reconocida oficialmente como la verdad, sino un recurso a la fantasía del escritor.
Muchos filósofos entre los más importantes del mundo, a través de los siglos, han tratado de profundizar en el concepto de JUSTICIA, proporcionando al saber de la humanidad diversas definiciones de la misma. Algunos han llegado incluso a considerarla como una de las cuatro virtudes cardinales y, en grado supremo, como un atributo de Dios por el que se dispone todo castigo o premio, según las acciones de cada ser humano. De tal forma se ha pretendido mostrarla como imparcial e independiente que es universalmente representada como una vestal atemporal a la que se le han vendado los ojos, para que no pueda dejarse influenciar por nada ni nadie.
Sin embargo, en la aplicación práctica y diaria de la misma, en un número considerable de los casos, los intereses personales, económicos o de trascendencia política, influyen tan claramente en ella a la hora de adoptar una decisión que, pese a que los protagonistas o indirectamente afectados, intentan por todos los medios hacer aparecer la sentencia como justa, una mayoría de los españoles desconfían de su independencia e imparcialidad.
Esta obra, que es sólo fruto de la imaginación y fantasía del autor, pretende ser un homenaje a todos los que pierden su vida reclamando un porqué, y a los que dedican sus esfuerzos al esclarecimiento de la VERDAD. Es por ello que cualquier parecido entre los protagonistas de los diversos escenarios que se contemplan en ella es mera coincidencia.

lunes, 23 de noviembre de 2009

Como una medusa de fuego de Clemente Rodríguez Navarro


Queridos amigos:

El jueves 26 de noviembre de 2009, a las 20.00 horas, tendrá lugar la presentación del libro Como una medusa de fuego, de Clemente Rodríguez Navarro, publicado por Sial Ediciones, en el Colegio Mayor Universitario Elías Ahúja (C/. Rector Royo-Villanova, 4, 28040 Madrid. Tel.: 91 533 77 00).

Intervendrán en el acto:

José María Torrijos, director del CMU Elías Ahúja y escritor,
Fernando Ledesma Bartret, Consejero Permanente de Estado,
Manuel Martín Sánchez, gerente de la Fundación Universitaria y escritor,
Basilio Rodríguez Cañada, editor y presidente del PEN Club de España,
y el autor del libro.

No faltéis. Os esperamos.

Sial Ediciones
C/. Bravo Murillo, 123 - 3.º Izda.
28020 Madrid
Teléfono: 91 535 41 13 - Fax: 91 535 70 53
Correo electrónico: prensa@sialedicion.es

Clemente Rodríguez Navarro nace en Ciudad Rodrigo el 31 de enero de 1941. Estudió Derecho en la Universidad de Salamanca. Con el tiempo, ingresó en la Inspección de Trabajo y, más adelante, gestionó el área de Recursos Humanos en varias empresas españolas y multinacionales.
Durante años, sus publicaciones han sido colaboraciones profesionales en revistas técnicas relacionadas con el Derecho del Trabajo, y un volumen colectivo, publicado en la pre-transición sobre la regulación del derecho a la huelga.
Su llegada a la narrativa es, pues, reciente. Según él mismo dice, “cuando el paso del tiempo, me regaló la calma y el sosiego necesarios para dedicarme a lo que durante años había sido un sueño: escribir historias que pudieran interesar a los demás”.

Como una medusa de fuego
¿Hasta dónde son admisibles las casualidades? ¿Es posible que el azar haga arder en un año y un día, como si de una condena se tratara, a las dos mujeres con las que sucesivamente se casó el protagonista? Y, por otra parte, ¿cuál es la línea divisoria entre la cordura y la enajenación? ¿Dónde terminan los recuerdos y empiezan los sueños?
Ramiro Alcántara Sanjuán vio caer a su alrededor una lluvia ardiente, como una medusa de fuego. Por suerte para él, si es que lo fue, esa mañana no habría de morir en el camping de “Los Alfaques”.
Y un año y un día después, horrorizado, comprobó cómo la muerte le esquivaba en el “Corona de Aragón”. También salvó el pellejo. Sería que tampoco había llegado su hora. Salvó la vida, sí, aunque, tal vez, no la razón.
Vicenta y Dora murieron, y eso es lo único sobre lo que no hay margen alguno para la duda. ¿Por qué murieron? ¿Seguro que fueron víctimas, dos más entre tantas otras, de sendos accidentes? ¿Hasta dónde podría establecerse qué parte de responsabilidad podría atribuírseles a ambas en sus terribles finales?
Esta novela trata del fuego. No del amigo del hombre, del fuego que lo sacó de las tinieblas y lo elevó sobre el resto de la creación, sino del otro, del fuego infernal que cada cierto tiempo se revela y termina con vidas y haciendas. Y con la razón de quienes creen haberlo dominado.
Hay otra forma de entender el relato: las circunstancias personales, en ocasiones, pueden llegar a ser tan determinantes, que ciertos seres van cabalgando hacia el desastre desde que son conscientes de sí mismos, sin que fuerza alguna parezca ser capaz de evitarlo.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Con los cinco sentidos de Violeta Díaz-Corralejo




Queridos amigos:

El viernes 20 de noviembre de 2009, a las 19.30 horas, tendrá lugar la presentación del libro Con los cinco sentidos, de Violeta Díaz-Corralejo, publicado por Sial Ediciones, en el Café Libertad 8 (C/. Libertad, 8, 28004 Madrid. Tel.: 91 532 11 50).

Intervendrán en el acto:

Ángel García Galiano, profesor de la UCM y escritor,
José Luis Escudero, profesor y poeta,
Basilio Rodríguez Cañada, editor y presidente del PEN Club de España,
y la autora del libro.

Además, habrá otras intervenciones y sorpresas especiales.

No faltéis. Os esperamos.

Sial Ediciones
C/. Bravo Murillo, 123 - 3.º Izda.
28020 Madrid
Teléfono: 91 535 41 13 - Fax: 91 535 70 53
Correo electrónico: prensa@sialedicion.es

Violeta Díaz-Corralejo
Licenciada en Filología Románica y en Filología Italiana, ha ejercido la docencia durante casi cuarenta años como Catedrática de Francés. Dedicada también a la investigación, trabaja especialmente sobre Dante y su Divina Comedia, que explicó durante tres cursos en el Centro Cultural Galileo de Madrid. Fruto de ese trabajo es una traducción de dicha obra, comentada canto a canto, trabajo aún inédito.
Miembro fundador de la Asociación Complutense de Dantología y de su revista Tenzone. Además de numerosos artículos, publicó un volumen sobre el significado de los gestos en el Infierno (Los gestos en la literatura medieval. Gredos, 2004).
Ha traducido también el tratado De mulieribus claris, de Boccaccio.
En paralelo con esta labor, se ha dedicado desde siempre a la creación literaria, alternando o simultaneando prosa y poesía. En 1997 obtuvo el primer premio en el VI Certamen de Poesía Libre del Ayuntamiento de El Escorial. Publicó luego los relatos Un vecino poco habitual, Un golpe de suerte, La oficina, De vida o muerte (Arco Libros, 2001-2004), y "Problemas de productividad y rendimiento", en la Primera Santología de la editorial La Discreta (2005). Mencionemos en fin su última colección de relatos: Copos de avena (2008).




Con los cinco sentidos
De todos los sentidos, la vista es la más superficial; el oído, el más orgulloso; el, olfato, el más voluptuoso; el gusto, el más supersticioso e inconstante; el tacto, el más profundo.
Diderot

Violeta Díaz-Corralejo ha simultaneado a lo largo de más de cuatro décadas una impecable carrera profesional, consagrada a su cátedra de Francés, la investigación y crítica dantiana junto con una irrevocable vocación literaria.
En efecto, esta filóloga madrileña ha formado a numerosas promociones de jóvenes, hasta culminar una brillante trayectoria como docente. En su vertiente de especialista e investigadora medievalista, dedicada sobre todo a Dante, cuenta con un reputado prestigio basado en la excelencia de sus trabajos de investigación y de crítica así como por la pulcritud de sus traducciones.
Sin embargo, a pesar de ser conocida y apreciada en su dilatada vinculación con el mundo de las Letras, nuestra autora ha querido preservar, morosamente, sus trabajos de creación literaria, de género narrativo y poético, hasta hace apenas ocho años, en que se decidió a publicar algunos relatos y, ahora, con este libro, por fin sale a la luz su poesía.
Así pues, Con los cinco sentidos no es un poemario circunstancial ni anecdótico, sino el resultado de una larga y compleja búsqueda, el fruto de un esmerado trabajo y el testimonio de un inconmensurable amor a la literatura.
Tras un poema introductorio, “Acción de gracias”, el poemario se estructura en cinco partes: “Vista”, “Tacto”, “Oído”, “Gusto” y “Olfato”, cada una de las cuales se abre con un poema que le da título a ese capítulo. El libro se cierra con último poema que sirve de colofón, “No quiero”. Noventa y dos composiciones poéticas engarzadas por una quíntuple unidad temática.
San Isidoro nos recuerda la discrepancia hallada por los antiguos acerca de que las cosas inteligibles son las que se perciben con la mente y el alma, y las cosas sensibles las que se aprecian mediante la vista y el tacto corporal. Esta desigualdad queda patente en la distribución poemática de esta obra, ya que Violeta agrupa un mayor número de poemas en torno a las partes “sensibles” (vista y tacto) y un número sensiblemente inferior en los capítulos “inteligibles”, con la excepción del oído.
El autor de Etimologías también nos dice que los cinco sentidos provienen de parte de los elementos[1], no de los cuatro, sino tan sólo del aire y la tierra; del aire, la vista, el olfato y el oído; y de la tierra, el tacto y el gusto.
Por tanto, si tenemos en cuenta el planteamiento del venerado erudito hispanorromano, el poemario de Violeta Díaz-Corralejo es más aéreo que terrenal. O lo que es lo mismo, más cálido y húmedo que frío y seco. Y así lo manifiesta en el poema que sirve de pórtico:
A ti, amiga lejana, / compañera, / presencia cálida, gruta sobre el océano, / por tu mirada cómplice / de afectos, / y tus palmas abiertas / y sonrientes. / ... / que mi piel necesita / humedad renovada en amor retrenzado / ...
Y nos lo sigue recordando a lo largo del libro. Por ejemplo, en el poema “Homo dúplex”:
Hay interiores cálidos, / abundancia / ... / Hombre plantado en tierra, / realidad inmutable, / insultante, / bifronte realidad.
Y la húmeda calidez del amor aparece muchas otras veces: En mis manos tus manos siguen tibias; tanto calor perdido; la brasa te alumbró; ovillada a tus pies ante la chimenea...
Sí, porque nos hallamos, aunque aún no lo haya mencionado, ante un poemario de amor. Bueno, de amor y de desamor, pues ambos andan siempre tan ligados que sólo podemos constatar uno ante la falta del otro.
Violeta es una sacerdotisa que se ha entregado por completo a la tarea de amar, aunque haya pagado un alto precio por ello. Porque Mi propio horror es menos negro / si tú brillas de amor. / ¡Atrévete a vivir!
Esta rotunda invitación a zambullirse en las emociones y sensaciones que nos provoca el sentimiento amoroso, impregna y perfuma todo el libro, desde los primeros versos: ¿Cómo daros las gracias por existir / Por ese amor que siento alrededor, / aceptándome entera, / haciéndome vivir... Pasando por la vista: Esos ojos me llaman, / desafiantes, / me buscan. / Me buscan, me siguen, me fijan, / acariciándome, / recorriéndome ─largamente─ el cuerpo entero / en la mirada de miel, de acero dulce / que me funde la entraña... Deteniéndose en el tacto: Piel cálida a mi alcance, / un contacto total / estremecido: / entregarse, / quererse penetrada / y envuelta / en ramas verdes, suaves, / y un tronco firme... Escuchando silencios distintos: ... y volver al refugio / del amante más sabio, / saboreando despacio / el placer del silencio. Para después estimular el paladar con los condimentos de las caricias y el sabor de tu piel. Desembocando, por fin, en los aromas más placenteros: Siento mi piel olfatear / cada soplo de viento. Para terminar con el amor instintivo de madre: No quiero dejar aquí a mis hijos, / sus problemas, / sus ojos inundados de luz centelleante / o de tibia ternura pudorosa al mirarme.
Tanto amor, de compañera, amante, amiga o madre, de mujer. Aunque jaspeado por el más cruel desamor, ése que rompe las vísceras y acongoja el alma. Porque en ciertos momentos, cuando menos lo esperamos, se parte en dos la realidad y nos desangramos en la lenta agonía por la pérdida de la persona amada. Y en ese mismo instante, la poeta grita: ¿Qué vas a hacer ahora con tanto amor? Porque sólo cuando perdemos lo que realmente necesitamos es cuando nos damos cuenta de su falta. Pero ya únicamente nos queda la memoria y el olvido. Aunque, ¿qué haces de tus recuerdos? / ¿No te lloran las yemas de los dedos / una ausencia de piel enfebrecida?
Aseguran los entendidos que siempre sufre quien más ama, aunque el otro es portador de la condena y la desdicha por no haber sabido saborear en esencia el amor: Vas a llevar mi amor / pegado a ti / de burdel en burdel, / y entre la otra y tú / mi piel, tan tuya.
Aunque no hay rencor en la poesía ─ni seguramente en la vida─ de nuestra poeta. Porque el odio y el deseo de venganza pesan, lastran nuestras alforjas y es preciso llegar al final de nuestra travesía con “lo puesto”, sin pesadas anclas que nos obliguen a seguir arrastrando la pena y la angustia del desamor. Porque es preciso encarar cada nueva mañana con la húmeda calidez, la música, el colorido y el aroma de las flores. Con la belleza de la naturaleza que nos envuelve.
Sin embargo, al final, indefectiblemente, terminamos en la tierra, fríos y secos de vida, formando parte de ella, intentando enraizarnos, para, así, poder germinar de nuevo, generando los mimbres con los que trenzar una nueva vida. Esta metamorfosis vital aparece magistralmente descrita por Violeta en su último poema, “No quiero”: ... / me seca la garganta / la negra perspectiva del agujero negro y del nunca jamás. / ... / Yo quiero estar aquí / en la tierra ─tan sólida parece─ / para siempre, y mirar... mirarlo todo. / De la tierra ─tan sólida─ deduzco la respuesta. / ... / Y me abrazo a la tierra matriz para mi mutis, / ... / disuelta en la matriz primera planetaria.
Amor, viaje, vida y muerte, componen un completo itinerario poético que recorreremos, una y otra vez, de la mano de nuestra autora. Un trayecto literario, a lo largo de los elementos básicos de la materia poética, en el que deberemos tener atentos todos los sentidos, para no perdernos un completo mundo de sensaciones, sentimientos y emociones. Porque, como muy bien asegura E. Ludwig, no por el pensamiento, sino por los sentidos, nos llega todo el conocimiento decisivo.
Y yo añadiría, tras culminar mi particular peregrinaje por la obra de Violeta Díaz-Corralejo, que quizá en la piel de la poesía se encuentran los latidos del alma.
Les invito, pues, a dejarse envolver Con los cinco sentidos, augurándoles sensaciones profundas y extremas.

Basilio Rodríguez Cañada

[1] Los cuatro elementos clásicos griegos (tierra, agua, fuego y aire) son originarios del pensamiento presocrático, permaneciendo en la filosofía occidental durante toda la Edad Media, y expandiéndose incluso hasta el Renacimiento, con gran influencia en el pensamiento y las culturas europeas.

martes, 17 de noviembre de 2009

Acicate y vinagre de María Gracia


Queridos amigos:

El jueves 19 de noviembre de 2009, a las 19.00 horas, tendrá lugar la presentación del libro Acicate y vinagre, de María Gracia, publicado por Sial Ediciones, en el Círculo Valenciano de Madrid (Paseo Pintor Rosales, 58, 28008 Madrid. Tel.: 91 549 84 01).

Intervendrán en el acto:
Sagrario Núñez, escritora,
Manuela Jiménez, escritora,
Basilio Rodríguez Cañada, editor y presidente del PEN Club de España,
y la autora del libro.

Al final del acto se servirá un cóctel.

Os esperamos.

Sial Ediciones
C/. Bravo Murillo, 123, 3.º Izda. - 28020 Madrid
Teléfono: 91 535 41 13 - Fax: 91 535 70 53
Correo electrónico: prensa@sialedicion.es

María Gracia (Ayelo de Malferit, Valencia). Ha publicado las novelas Carácter de mujer (2004) y El desafío (2008). Actualmente trabaja en una obra de denuncia social. Acicate y vinagre es la primera novela de la pentalogía “Remembranzas”, que se desarrolla desde finales del siglo XIX hasta nuestros días.
Finalista de diferentes premios literarios, tiene en su haber una obra variada con la que se aborda distintos géneros: relato corto, novela y poesía.
A través de sus narraciones, la autora hace brotar los sentimientos y emociones que llevamos todos a flor de piel. Consigue hacernos copartícipes de sus historias y nos desvela el alma de los personajes, para que nos podamos sentir parte de ellos. Nos muestra el mundo desde su particular prisma de mujer, con un apasionamiento y sensibilidad que marcan indefectiblemente su torrente creativo.

Acicate y vinagre
Reaparece María Gracia al panorama editorial español, tras sus dos primeras novelas, Carácter de mujer (2004) y El desafío (2008), con Acicate y vinagre, la primera parte de una pentalogía que responde al título de “Remenbranzas”. Los cuatro restantes títulos, La respetuosa ramera, El 23 F en sus manos, La lujuria y El poder, aparecerán de manera consecutiva, a intervalos anuales, al modo de las grandes sagas o de las series más esperadas y exitosas.
En un lapso de tiempo de poco más de un siglo, la autora hace desfilar por las páginas de su obra a decenas de personajes, que van narrando sus peripecias en primera persona, y que dibujan primero el contexto rural valenciano, para después dar el salto a la capital levantina y poblaciones aledañas, más tarde se desplaza a la metrópoli madrileña desde donde se proyecta al espacio europeo, representado por la sociedad alemana, donde se desarrolla parte de la cuarta novela y la quinta íntegramente.
El desenlace de la historia, que obviamente no vamos a desvelar, supone el triunfo del bien sobre las opresoras fuerzas negativas del destino que, a pesar de todo, puede ser cambiado por la voluntad y el tesón de quienes confían en convertir sus sueños e ilusiones en realidad de vida.
Pero, ojo, amigos lectores, la historia no acaba aquí, va más allá, traspasa el colofón de este libro para adentrarse en el pórtico de La respetuosa ramera. Pero ésa es una historia de la que hoy no nos corresponde hablar.
La narración ágil y fluida de María Gracia, ya demostrada en sus obras anteriores, se perfecciona y eleva en las páginas de este libro, hasta alcanzar cotas muy significativas.
Hablemos, en definitiva, del afán de superación de una autora que, sin tener más herramientas literarias que su vocación y sus deseos de superación personal, se ha convertido, por derecho propio, en un referente obligado de la literatura femenina actual, que aún nos ha de ofrecer páginas incluso más sublimes y, poco a poco, cuajará una obra que, sin duda alguna, permanecerá en la historia de la literatura española.
Es su deseo y su destino.

Basilio Rodríguez Cañada

martes, 10 de noviembre de 2009

Proserpina Infelice de Marisol Esteban en Burgos


Queridos amigos:

El viernes 13 de noviembre de 2009, a las 20.00 horas, tendrá lugar la presentación del libro Proserpina infelice, de Marisol Esteban, publicado por Sial Ediciones, en el salón de actos del Círculo de la Unión de Burgos (Paseo del Espolón, 26, 09003 Burgos. Tel.: 947 20 78 40).

Intervendrán en el acto:
José Pablo Arévalo García-Galán, vicepresidente primero del Círculo de la Unión de Burgos,
María Jesús Jabato, abogada y poeta,
Tino Barriuso, poeta y prologuista del libro,
Basilio Rodríguez Cañada, editor y presidente del PEN Club de España,
y la autora del libro.

No faltéis. Os esperamos.

Sial Ediciones
C/. Bravo Murillo, 123 - 3.º Izda.
28020 Madrid
Teléfono: 91 535 41 13 - Correo electrónico: prensa@sialedicion.es

Marisol Esteban Repiso (Roa, Burgos). Con diecisiete años dejo sus raíces para ubicarse en Madrid. Estudió Magisterio, es Esteticista y ha estado vinculada con el mundo de la producción musical, captando nuevos talentos y organizando eventos.
Sus primeros textos creativos datan de la etapa adolescente, llegando incluso a ganar diversos premios, aunque hasta 1998 no se plantea retomar en serio su carrera literaria. Una intensa y continua relación profesional con artistas plásticos y con escritores ha reforzado su vocación literaria, que sigue alimentado con ilusión y el deseo inquebrantable de perfeccionamiento en su trabajo.
Proserpina infelice, su primera novela, denota una fluidez narrativa y un estilo depurado más propio de quien tiene a sus espaldas una dilatada trayectoria como novelista. Logra establecer una trama narrativa, cuajada de sentimientos y emociones, con personajes mágicos y tremendamente reales a un tiempo.
Una joven y prometedora escritora que aún nos depara gratas sorpresas y mucha literatura por descubrir.
Proserpina infelice
Vega Uriel crece encerrada en su mundo, al borde del abismo, amenazada por el temor a no tener derecho a existir. Tras el vértigo de su primera juventud, conocerá el dolor infinito del amor a un profesional del castigo. Será Lula, una mujer de personalidad arrolladora, quien la rescate de la degradación y le haga emerger por primera vez de las profundidades.
Instalada ya en la realidad junto a Martín, su marido, regresará a los infiernos cuando pierda a su amiga, y en esta ocasión, la última, será para recuperarla. Lula, antes de morir, le ha dejado una serie de señales que irán llevándola hacia la enigmática mujer de un cuadro pintado por Dante Gabriel Rossetti. Vega se obsesionará por descubrir su identidad, su secreto, y nos trasladará hasta la Inglaterra del siglo XIX, al núcleo mismo de la Hermandad Prerrafaelita.
Con la precisión de un orfebre e incuestionable maestría, la autora se mete bajo otra piel, hechizada por una lejana e hipnótica melodía, para encontrar la respuesta a una compleja cuestión: ¿es posible que las almas unidas por fuertes vínculos durante una vida, también lo estuvieran en existencias pretéritas?
Si lo desean, pueden intentar despejar esta incógnita y conocer en profundidad qué llevó al pintor a retratar de manera tan peculiar a la sugerente modelo. Adéntrense en la lectura de este libro, un regalo para el lector sensible, una obra rica en vivencias, donde coexisten la vida y la muerte. Si aceptan dicha propuesta se encontrarán, frente a frente, con su propio destino. Atrévanse a encararlo. Gocen y sufran… Formen así parte del mundo de Marisol Esteban, de Proserpina infelice, que al fin y al cabo es la misma historia.

Basilio Rodríguez Cañada